Preguntas frecuentes


 

¿Qué es el seguro de transporte?

Por definición, este es un contrato entre dos partes mediante el cual una compañía aseguradora asume los riesgos inherentes al transporte a cambio de una prima. De esta forma es posible brindar la posibilidad de proteger las mercancías durante todo su proceso de movilización, ya sea por vía fluvial, férrea, área ó marítima.

¿Cuál es la importancia de un seguro de transporte?

La importancia de un seguro de transporte radica en la posibilidad de transferir, a un costo razonable, los riesgos que se generan durante el desarrollo de la cadena logística, constituyéndose así en un soporte vital del comercio nacional e internacional.

¿Cuáles son las etapas más significativas en el proceso de transporte?

Algunas de las actividades más significativas en el proceso de transporte, y sobre la cuales recaen diferentes riesgos, son el cargue, descargue, embalaje, almacenamiento, etc.

¿Cuáles son los actores que intervienen el proceso de transporte?

Los actores que intervinieren desde el inicio hasta el final del proceso de transporte son, entre otros, los dueños, remitentes o destinatarios de las mercancías (los generadores), las empresas de transporte (marítimo, terrestre, fluvial, férreo, aéreo), los operadores multimodales, los agentes de carga, los operadores logísticos y operadores portuarios.

¿Quiénes pueden contratar un seguro de transporte?

Según lo estipulado por el artículo 1124 del Código de Comercio, todos los actores que intervienen en la cadena de abastecimiento pueden adquirir una póliza de transporte y así transferir sus riesgos.

¿Qué tipo de productos son ofrecidos por las empresas que explotan el ramo de Seguros de transporte?

En general, es posible clasificar los productos ofrecidos según el tipo de cobertura. De esta forma, las pólizas se pueden dividir en dos grandes grupos: las masivas y las no masivas.

¿Qué es una póliza masiva?

Contempla los cuatro tipos de pólizas más usuales o frecuentes en el mercado colombiano, conformadas por las pólizas de daños (cubren todos los daños que puedan sufrir las mercancías durante su movilización), las de responsabilidad civil (hacen parte de los seguros patrimoniales, en este sentido, el interés asegurable no recae sobre las mercancías, como en el caso de la póliza anterior, sino sobre el patrimonio del asegurado), las pólizas específicas para el transporte de valores y las pólizas de casco y maquinaria (diseñadas para transferir el riesgo asociado a cualquier daño que pueda sufrir el medio de transporte por el cual viaja la carga, incluyendo los contenedores y la maquinaria).

¿Qué es una póliza no masiva?

Bajo un escenario de globalización y logística integrada, las nuevas necesidades del mercado han llevado a que las aseguradoras ofrezcan productos que acompañen al cliente en toda la cadena logística, permitiéndole minimizar no sólo los riesgos inherentes al transporte, sino todos los riesgos que pueden llegar a tener un impacto en su logística, y por ende, en su eficiencia y competitividad frente a otras empresas. En ese sentido, se incluyeron las pólizas de lucro cesante y demoras (buscan proteger al asegurado de las consecuencias financieras ocasionadas por un retraso en la entrega de un proyecto, debido a un siniestro de transporte) y las pólizas Stock Trough Put, en donde se asegura tanto el transporte de las mercancías como su almacenamiento, entre otras.

¿Bajo que instancias se encuentra reglamentado el Contrato de Transporte?

Para el Transporte Terrestre se aplican las normas del Código de Comercio, en donde se señala las limitaciones del transportador en caso de pérdida de las mercancías cuando el dueño de estas declara el valor de la carga, cuando no lo declara, y cuando ocurre un retardo en la entrega de la misma.

En el Transporte Marítimo actualmente existe una convención firmada el 23 de septiembre de 2009 en Holanda, las Reglas de Rotterdam, las cuales establecen la uniformidad legal en el ámbito del transporte marítimo de mercancías, reemplazando de esta manera a un conjunto de contratos separados que existían anteriormente para proteger a este sector. De igual forma, el Código del Comercio rige las normativas de esta actividad en Colombia.

En el Transporte Aéreo no se ha logrado tener una uniformidad total en la determinación de la responsabilidad del transportador. Así, existen diferentes convenciones internacionales y no todos los países han ratificado las mismas. Para el caso Colombiano se han suscrito 4 convenciones: la convención de Varsovia de 1929, el Protocolo de la Haya 1955, que de hecho fue una modificación de la convención de Varsovia; el protocolo de Montreal No. IV y el ultimo que fue ratificado en el 2003, la convención de Montreal de 1999. Se aplica la convención más actualizada con los países que tengan esa convención.

Finalmente, el Transporte Multimodal en Colombia se encuentra regulado por las normas de la Comunidad Andina. El límite de la responsabilidad asumido por el transportador depende del trayecto en el cual se de la perdida.