Sector


Viva seguro con su seguro

¿Ha pensado usted qué hacer en caso que caiga un rayo sobre su vivienda y origine daños a todo su sistema eléctrico y dañe sus electrodomésticos?, o ¿qué hacer si ocurre un terremoto y su casa propia, aquella por la que trabajó toda la vida, se viene al piso o tiene daños estructurales importantes?

No se puede quedar sentado a esperar que el Gobierno emita la ayuda para los damnificados o sentarse simplemente a llorar, en Colombia existe un seguro que cuida su hogar y los elementos que en ella están, en caso de un incendio, terremoto, inundación e incluso brinda ayuda cuando se le rompe un vidrio o tiene un daño de plomería.

Son los llamados seguros del hogar, que lo protege de cualquier problema que se presente en su vivienda. Incendio, rayo, explosión, granizo, daños por agua, humo, impacto de vehículos terrestres, gastos por remoción de escombros y la pérdida de ingresos por arrendamiento son algunas de las coberturas que incluye.

Además, los usuarios tienen la opción de adquirir coberturas adicionales como plomería, daños internos de equipos eléctricos, electrónicos y gasodomésticos; hurto, consulta médica domiciliaria y gastos de mudanza, entre otros.

“El sector asegurador no sólo brinda protección para su vivienda, sino también para sus muebles, enseres y electrodomésticos, así como las áreas comunes que rodean el lugar donde habita”, aseguran voceros de la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda.

Para la entidad “el seguro del hogar resulta útil en la medida en que protege artículos que garantizan nuestra calidad de vida como la nevera, la lavadora, el calentador y demás. También, aquellos que nos garantizan entretenimiento (televisor, DVD, Home Theater), y otros que son imprescindibles para realizar las actividades laborales diarias como, por ejemplo, un portátil”.

Según Fasecolda, en algunas empresas existe un mínimo de $20 millones para asegurar sus enseres, muebles y electrodomésticos frente a incendio, terremoto y robo. La póliza cuesta unos $220 mil al año y el deducible puede estar expresado en pesos o en un porcentaje del valor asegurado o un porcentaje de la pérdida. Esto varía según la compañía y el tipo de seguro que se quiera adquirir.

Por ejemplo, una persona tiene asegurada su hogar con los contenidos por $50 millones. Si se acordó en la póliza un deducible del 10% del valor asegurado, en caso de pérdida total, la aseguradora pagará $45 millones y el propietario asume los $5 millones que corresponden al 10%. En caso de pérdida parcial, si el deducible es el mismo, el asegurado correrá por su cuenta con el 10% del valor asegurado es decir, $5 millones.

 

Crecimiento en el sector de seguros

En el primer semestre del 2017, el sector asegurador emitió primas por valor de $12.4 billones, lo que representa un crecimiento del 9.6% frente al primer semestre del año pasado, en donde el total de las primas emitidas fue de $11.3 billones. 

Automóviles: Pese a que se mantiene el comportamiento decreciente en la venta de vehículos, para el primer semestre del presente año las primas el ramo se incrementaron en un 17% con respecto al mismo periodo del 2016, esto debido al crecimiento en un 8% del número de vehículos asegurados y 7,5% del valor promedio de la prima. 

Incendio y aliadas: El comportamiento de estos ramos está ligado en buena medida con el comportamiento del crédito de vivienda, dada la obligación legal de asegurar los inmuebles financiados, dicha cartera, a junio de 2017, presenta un crecimiento del 11,5% frente al primer semestre del 2016. 

Seguros de vida y personas: En los ramos de vida y personas las primas emitidas en el primer semestre de 2017 fueron de $3.5 billones, es decir, un 9,7% más con respecto al mismo período del 2016. 

Accidentes personales: Para el mes de junio de 2017 el ramo de accidentes personales presenta un crecimiento del 6% con respecto al mismo período del año pasado, comportamiento que se viene registrando desde períodos anteriores debido a la alta comercialización de dicho ramo mediante las tarjetas de crédito. 

 

Fuente: Vanguardia.